lunes, 7 de abril de 2008

EMPEZANDO A PLANTAR LA HUERTA

Comenzamos preparando la tierra, es decir, labrando y abonando y dejandola descansar unos meses, cosa que se debe hacer en diciembre o incluso antes.

LLegada la primavera lo primero que hacemos es plantear sobre el papel la distribución de las plantas para definir cuanto espacio necesitamos, una vez decidido nos ponemos al tajo, empezamos labrando la zona donde vamos a plantar. Como ya la labramos hace unos meses no nos cuesta mucho.


La distribución de las plantas será en filas ya definidas en el plano, ahora marcamos cada fila clavando un palo en cada punta y atando un hilo entre dos palitos, este hilo nos sirve de guía para no torcernos al hacer la zanja, para colocar la goma de riego y como referencia para saber donde hay que plantar.


Seguidamente echamos el abono, este año hemos echado humus de lombriz otros años hemos echado abono de ganado comprado o recogido de los vecinos.






Ahora tapamos la zanja, recuerdo que no se debe plantar directamente en el humus o abono.

Cuando esté la zanja tapada colocacamos las gomas de riego con goteros situados a unos 30 cm unos de otros, como van a ir debajo de un plástico y no va ser visible deben ser nuevas para evitar que algún gotero esté obstruído y no nos demos cuenta. La goma la situamos siguiendo la guía, es decir, el hilo que hemos puesto para saber dónde tenemos que plantar.


Como cuando empiezas a regar crecen todo tipo de plantas y sólo queremos que crezca lo que hemos plantado nosotras, este año hemos decidido poner un plástico negro encima de la tierra y plantar a través de el plástico. Para esto
hemos comprado en la ferretería el plástico de un metro de ancho, lo colocacamos mas o menos centrado con respecto a la guía y echamos tierra en los bordes para que no se lo lleve el viento. Que la petra lo estropee todo no se puede evitar.
Ya está listo para plantar, llegado este momento tenemos varias opciones, sembrar directamente con semillas, hacer un plantel con las semillas y cuando estén crecidas las plantas trasplantarlas o comprar directamente las plantas.
Nosotras hemos elegido las tres opciones, cada una para un tipo de planta diferente.



Lo primero que plantamos son las cebollas, haciendo un agujero en el plástico y con cuidado introducimos en la tierra la planta de cebolla que hemos comprado ya crecida. Hemos puesto 50 cebollas rojas con las que tendremos para todo el año y 30 cebollas blancas para empezar a comer desde que empiecen a engordar.
A continuación de las cebollas hemos plantado lechugas, esta vez de semillas directamente en la tierra ya que por experiencia de otros años sabemos que funcionan bien. Recoger directamente de la huerta la lechuga y la cebolla para la ensalada no tiene precio.
Ya se puede abrir el grifo.
Empezamos a recoger productos, estas alcachofas están buenísimas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

esto funciona

La familia en London dijo...

Cava hondo y echa basura... y cagate en los libros de agricultura...