viernes, 31 de diciembre de 2010

En pijama


Me toca recibir al nuevo año en pijama y no es que me haga especial ilusión pero es lo que hay. Joder es que no me queda ropa limpia.



Y mira que estoy dedicando tiempo a resolver este problema pero no acabo de ver clara la solución, de momento se me han ocurrido varias opciones, a saber, adelgazar para poder entrar en la ropa de “otras temporadas” pero esto no es viable de ninguna manera, entre la ansiedad y que la casa está llena de tromperías, pues como que no. También se me ha ocurrido comprarme ropa nueva, pero las arcas están bajo mínimos por despilfarradora. También he pensado que si me administro bien puedo estar en pijama, todavía me quedan varios limpios, hasta febrero, pero ummm tampoco va a colar porque aunque Madrid es un pueblo grande, acabo en comisaría, como dios. Otra es ponerme la ropa de mi marida, pero esto solo puede ser por encima de su cadáver. Y llegada a este punto me quedo sin ideas.



Decido estudiar el problema, es la única manera de resolverlo, saber por qué se produce, y no, no soy capaz de saber qué pasa porque yo siempre he dejado la ropa sucia en un montón, nunca he puesto la ropa en el cesto y no voy a empezar ahora, y a los dos o tres días ha aparecido limpia y doblada en el armario, y por mucho que me levante todas las mañanas con la ilusión de que todo haya vuelto a la normalidad, nada, que no, que el montón cada vez es más grande. Estoy desesperada.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Adorno navideño

Las ganas de hacer inutilidades no se me pasan, acuesto a la siesta a la pakirrota y me tiro en el sofá con la ds, mmmm, me aburro, qué pensé el otro día que era una buena idea y fácil, ah sí.

Necesito una botella, la maquineta de agujerear, cinta aislante, luces de navidad y lo más importante, no hacer ruido, :) esto no va a ser posible porque no me debo alejar por si me llama que no se puede levantar sola todavía.



 

Agujerito a la botella, he descubierto que para el vidrio tienen que ser brocas de pared, he probado con todas las que tengo y sólo funcionan estas, se me olvidaba, es importante poner cinta aislante en la botella para que no se raje, yo he roto la primera botella. Y el agujerito hay que hacerlo con paciencia.

Hala, ya está, ahora sólo hay que meter las luces dentro de la botella y encenderlas, esto ha sido lo que más tiempo me ha llevado, por desastra, he tardado un siglo en encontrar las luces y luego estaban hechas un asco y he tenido que reparar el cable por mil sitios.



Me gusta como ha quedado.

Pura cabezonería

Esta mañana me he puesto a escribir la carta a los reyes, es algo que hago desde siempre, desde que aprendí a escribir a los tres años, lo hago por inercia porque los cabrones nunca me traen lo que les pido. Parece que cometo un error, no se lo digo a nadie, ¿no son magos? Que adivinen, coño. Aunque yo sigo creyendo que lo saben, estoy segura de que saben lo que quiero pero como no me porto bien, no me lo traen.

De pequeña siempre pedía lo mismo, lo mismo que jamás me trajeron, ¿por mala? probablemente, excusa, no era un juego para niñas.

De los once a los dieciocho ni me molesté en hacer peticiones, la carta sí la escribía, claro, pero para desearles un buen año y decirles que si les venía al paso traerme algo serían bien recibidos. No se molestaron en traerme nada, había que ver la cara de mis amigos o_o ¿no te han traído nada los reyes?

A partir de los dieciocho empecé a pedir la moto, estuve doce años pidiéndola, hasta que la conseguí, bueno, hasta que me la compré y aquel año la carta a los reyes empezaba diciendo, “queridos reyes magos, soy la de la moto, os la podéis meter por el culo que ya no la quiero…” (Si encuentro la carta la colgaré). Hace tres años tomé la decisión de desprenderme de ella, joder, está entre las decisiones más duras que he tomado en mi vida, no por la moto, claro está, tiene que ver más con aceptar que estoy enferma y nada va a volver a ser igual.

 

Durante los últimos años me he dedicado a pedir cosas raras, por ejemplo, los últimos cuatro años les he pedido una batidera, una maceta y un cincel, porque son cosas que utilizo mucho y siempre estoy pillándoselas al vecino, que para eso tengo llave. Pero este año ya no las quiero, me he aburrido de pedir lo mismo.



¡¡¡ AH, he descubierto que los reyes magos son internet !!!, pides lo que te gusta, das el número de la visa de la pakirrota y al día siguiente está en casa, ESTO SÍ ES MAGIA



Esta entrada es para decirle a la pakirrota que deje de decir que se va a comprar tal o cual cosa, me he gastado su extra. :-)

martes, 28 de diciembre de 2010

Asustando

Llevo unos días divertidos porque me he dedicado a hacer la cabrona en el blog y es que estoy un poco gamberra. No lo sabe casi nadie pero tengo activado un chat con el que le puedo entrar a las visitas, jajajaja, sí, esas que entran de puntillas a mirar y se van sin decir nada, creyendo que nadie las ve, jajajaja, es una relación causa efecto que no falla nunca, digo algo y salen del blog a toda hostia, es una tontería pero me lo paso realmente bien. Supongo que resultará un poco increíble pero soy un rato tímida (un rato sí y otro rato no) y no he usado este chat apenas por miedo a que alguien me siga el rollo y entonces se sea yo la que se asuste, que sí que me pongo colorada (menos mal que no se me ve) y me quedo paralizada. Pero llevo un par de días divirtiéndome asustando a las visitas (me arrepentiré, cada día vienen menos).



A lo que iba, esta mañana me conecto a las 7:30 y O_O hay alguien desde las cuatro leyendo el blog, entero, decido darle un sustico, que ya está bien, y le suelto “no pensarás irte sin comentar después de haberte leído el blog entero, verdad?” joder, joder, cuando veo el mensaje “invitado ha aceptado el chat” , hostia que me va a decir algo, jajajaja lo mejor, lo mejor de todo, va y me dice, “joder, qué susto” no tengo ni idea que quien es la intrusa, ni creo que sea importante que para eso ya tengo yo imaginación, vamos, que ya le pongo la imagen que me mola y de paso me invento una historia, y esta, la que ha pasado la noche en mi casa, tiene una mujer que ronca y no la deja dormir.

Creo que es mejor así, no saber nada de las visitantas porque cuando conoces a la gente que pasa por el blog se te desmonta la película y a mi me molan mis películas, será que estoy aburrida.

Entre las que se han asustado y esta entrada seguro que he perdido a las pocas lectoras que me quedan, cuando no entre nadie dejaré de escribir como me pasa con el otro blog, porque lo que sí tengo claro es que no tiene sentido escribir aquí, por muy bien que me lo pase, si no lo va a leer nadie.

lunes, 27 de diciembre de 2010

saca algo

Con esto de que la pakirrota está malita no para de venir gente a verla, iba a decir que estoy harta pero no es eso exactamente, más bien es que me estoy agobiando porque hay cosas para las que no sirvo, debe ser que cuando repartieron la hospitalidad yo estaba despistada y no pillé mi parte.

Empieza a sonar el timbre a eso de las doce de la mañana. Sí, sí, que pasábamos por aquí y hemos dicho, vamos a tocar a ver si están, mecagoenlaputa, si vivimos en el fondo del mar y por aquí no pasan ni los cuervos, cuanto desocupado hay en el mundo, con las cosas que tengo yo que hacer, aparte de que no son horas de tomar nada, la hora del café se ha pasado ya y todavía es pronto para cervezas. De todas formas con las visitas de la tarde hago lo mismo, si les apetece tomar algo que se lo traigan puesto de casa.


Creo que estoy dejando salir a la mula parda que llevo dentro más de lo debido. Ahí van algunas de las perlas que solté ayer:

¿no habréis pensado ni por un momento quedaros a cenar, verdad?

¿Es que no tenéis casa?

Güertana, ¿te puedo hacer una pregunta? NO

Hala, que la tengo que curar.
 
Aquí a hablar de enfermedades no hace falta que vengas, eh.
 
 
Si es que soy simpática y agradable a más no poder, de todas formas como de lo que se trata es que mi nena esté tranquila no me corto un duro a la hora de largar a la peña.

sábado, 25 de diciembre de 2010

¡A la ducha!

La próxima mujer que tenga tendrá que pasar control de calidad, voy a poner como condición sine qua non que sea guarra, teniendo en cuenta que yo soy una cerda seguro que hacemos buena pareja. Es que la pakirrota me tiene un poco harta, que la niña se levanta todos los días con la misma monserga, me dice con su nueva vocecilla y cada diez minutos, que de verdad, que es muy cansina ¿me duchas? Hostia, que para ducharla me tengo que duchar yo también.



Debe ser que no se acuerda de con quien se la está jugando porque la última vez que se puso pesada casi acabamos ufff de aquella manera.

Vivíamos en una casa gigantesca, dos plantas de doscientos metros cada una, dormíamos a casi un kilómetro de la cocina. Ella estaba prácticamente inmóvil porque se había metido un piñazo y se mete, bueno, la meto en la cama, yo reventada, ya no podía más y me dice que le lleve un vaso de leche calentito, expedición a la cocina, vuelvo con el vaso de leche caliente, pero es que lo quiero con café, ains, vale, otra expedición a la cocina y cuando vuelvo arrastrando los pies, ¿le has echado sacarina? Grrrr, vale, otra expedición a la cocina y cuando vuelvo, ya de bastante mala hostia, es que necesito una cucharica para darle vueltas, GRRRRR, vale, pero que te quede claro, bonita, que es el último viaje y cuando vuelvo, la miro con cara de pocas amigas, ni le dirijo la palabra y me acuesto, es meterme en la cama y me dice, ¿has cerrado la puerta? “VETE DE AQUÍ, NO QUIERO VOLVER A VERTE EN MI VIDA, LARGO”.

Ni que decir tiene que tuve que bajar a cerrar la puerta porque la señora no podía dormir con la puerta abierta. Ni que se fueran a llevar algún tesoro.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Imantada

 No es que no me gusten los niños es que paso de ellos, no sé, me dan un poco igual, pero no sé que les pasa a ellos que se sienten atraídos por mí, a veces pienso que detectan, como los perros huelen el miedo, mi edad mental, que recuerdo que es de ocho años (creo que se me están acabando las ideas y me repito más que el ajo) y eso les mola, lo de ver a una persona mayor comportarse mmmm mejor me callo. El caso es que si entro en alguna casa donde haya un niño o una niña, que para el caso es lo mismo, entre cuatro y diez años, acabará pegado a mí, con la consiguiente preocupación de los padres porque saben que no les voy a enseñar nada bueno y que me gusta putearlos.
Ya dije ayer que hemos estado en el hospital y el segundo día nos cambiaron de vecina, joder, una niña de unos diez u once años, la pakirrota y yo nos miramos, qué pena. El primer día se limitó a preguntarle a la pakirrota que cómo estaba pero a la mañana siguiente, ya me mira y me dice ¿cómo te llamas? Al rato, güertana, ¿te gusta leer? Yo me estoy leyendo tal y jajaja qué curioso, yo también lo he leído y hablamos un poco sobre el libro, con la distancia de dos personas que no se conocen. Por la tarde, güertana, voy a ver un capítulo de bob esponja, y claro, si es que bob esponja es mi perdición, desde que se me pasó lo de la banda del patio. Y claro, pasó lo que tenía que pasar, a partir de ese momento, Güertana, bla, bla, bla, bla…

Que injusta es la vida a veces, a ver qué coño ha hecho esta niña para tener sufrir de esa manera.


jueves, 23 de diciembre de 2010

más amigos

Estoy muy pesada pero es que alucino con la cantidad de gente que conoce la pakirrota, ella los llama amigos, calculo que será más o menos un tercio de la población mundial, y se encarga de demostrarlo constantemente.

Hemos pasado unos días en el hospital, no trabajando como normalmente, esta vez ingresadas, bueno, ella, yo he estado arrestada.

Después de las veintinueve horas más largas de mi vida, ya me la devuelven y nada más verme me pregunta que a quién he visto, joder, pues a nadie conocido que estamos a ciento cincuenta kilómetros de casa, a quién voy a conocer. A las pocas horas como se encuentra bien decide que salgamos a andar un poco por el pasillo, y ¡Hola! Uff, en cinco metros ya se ha parado a hablar con un tío. Los días siguientes nuestros paseos han consistido en visitar a amigos, suyos claro, durante casi una hora por la mañana y otra pasada por la tarde. Y la cabrona esta, encima va pendiente de a quien tengo que conocer yo, espero que algún día asuma que yo voy mirando al suelo para no ver a nadie, que nunca sé qué decir.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Fenómeno anormal

Algún muelle debo tener flojo porque no pienso con claridad, es más, sólo me pasan por la cabeza estupideces.

Me quedo mirando a esto en la pared,



la ubicación es importante, en la pared en un hospital, cerca de él el horario de las misas y como mi cabeza asocia y toma decisiones sin consultarme. Ah, pues es un santo, mi mano haciendo alarde de su autonomía va y lo toca, instantáneo, san pedro contesta, que digo yo que sería san pedro, pero no pude preguntar de qué santo se trataba porque mis pies me llevaron corriendo, no, más bien huyendo a cientos de metros.

martes, 21 de diciembre de 2010

E-books

Que me compre qué? Parece mentira, es como si no me conociera, con lo rata que soy. La pakirrota me ha propuesto que me compre un lector de e-books, debe ser que desde que he vuelto al mundo de la lectura la estoy arruinando y que no se me había ocurrido, aparte de que no me atrae leer en una pantalla, eso, y que mi vista, los brillos y las lucecitas no se llevan muy bien. Me pongo a buscar algo más barato porque la vena rata la tengo bastante hinchada y he encontrado una buena solución, he convertido la DS en un e-reader, y la verdad es que está de puta madre, y no, no es pirata, el programa es gratuito que en internet puedes encontrar soluciones baratas prácticamente a todo. Siempre hay alguien que se dedica a hacerte la vida más fácil.



Lo he estrenado con “¿de otro planeta?” y ufff, si es que ya antes de empezar a leerlo estaba convencida de que iba a ser más de lo mismo, vamos, una castaña, y como tengo un poco (jajajaja) de rebote con este mundillo, pues eso, que ufff. Aunque estoy segura de que si lo hubiera encontrado hace unos meses me hubiera gustado mucho pero ahora sólo veo los mismos defectos que veo el los bolloblogs, aunque la verdad, últimamente, ni eso. Quizá debería haberle preguntado a la señora que se sentó a mi lado que qué le parecía, a ver si ella era más objetiva que yo, ah, es que durante la lectura del principio del libro tenía sentada al lado una señora que estuvo leyéndolo a mi mismo ritmo, digo yo, porque otra opción es que me estuviera oliendo.



Si queréis más indicaciones para convertir la ds en un e-reader, por ahí está mi correo y a unas malas el chat de la derecha, noooo, de la izquierda, si me pilláis en línea, claro.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Y si…

Por qué no le he dado un beso. Y si…


Insignificancia. Por qué no le he dado un beso. Y si…


Soledad. Por qué no le he dado un beso. Y si…


Silencio. Por qué no le he dado un beso. Y si…


Miedo. Por qué no le he dado un beso. Y si…


Incompleta. Por qué no le he dado un beso. Y si…


Y si no vuelvo a sentir su calor.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Línea directa

Cuando colgué este post la pakirrota se enfadó, cosa normal por otro lado porque como no le gusta el blog le jode prácticamente todo lo que pongo, pero esta vez me acusaba de mentir descaradamente sobre ella, de que en él decía que ella conocía a la Matute, y yo no digo en ningún momento que la conozca, pero lo que sí digo es que su concepto de amistad es muy alargado. Muuuucho.

Pues en esas estábamos con sus mosqueos, que si dices, que si no dices, cuando se me presenta en casa con este regalo.



 

¿A que mola? Si es que es un encanto, y no seré yo quien diga que conoce a la Matute pero línea directa tiene, que lo que sí sé es que esta mujer, a la que quiero tanto, no ha salido del pueblo.

Luciérnagas se publicó censurado, por necesidad, titulado ”en esta tierra” y la Matute todavía anda pidiendo que se destruyan todas las copias.

Según me da la pakirrota el libro y mientras ella prepara un aperitivo leo el prólogo, ¡pero vamos a ver! Es que no había nadie con dos dedos de frente para decirle a Esther Tusquets que hay cosas que NO se cuentan en un prólogo, pero mujer, por dios, que si vas a comentar el final, digo yo que será mejor hacerlo en un epílogo, no, así no, ufff, menos mal que no la tenía delante.

Después de comer, recojo el que tengo en danza y empiezo a leer. Primera palabra, claro, mecagoenlaputa, pero qué coño de palabra es esta, que sí, que sí, si yo ya sé que soy la garrula del barrio pero es que no está ni el diccionario, qué hostias es Deuteronomio. Bueno, ahora un poco en serio, en la primera página me hice una idea de lo mal que lo iba a pasar y algo después se me fue agarrando un nudo en la garganta hasta el final. Es alucinante como escribe esta mujer, ha habido partes que leído y releído, deleitándome, ¿he dicho deleitándome? Noooo, machacándome, porque te hace sentir realmente mal.
 
Vamos que ahora que ya sé el final, acabo el que tengo en danza y vuelvo a leerlo porque sé que se me han escapado muchas cosas y porque se lo merece.

lunes, 13 de diciembre de 2010

¡¡¡HABEMUS PLAZAM!!! o ¡¡¡Nena, trae el botijo!!!

¿El botijo? Noooooo, me he comprado una botija, porque sí, ya puedo decir que en cuanto repartan las plazas voy a ser la del botijo. No, no, la de la botija, que no me acostumbro.

 


Por fin ha salido la lista de la oposición, estoy la quinta, pero esto no es importante, lo mejor es que hemos aprobado 37 y como hay 39 plazas, el concurso de méritos no me preocupa ni lo más mínimo, voy a echarlos por aquello de que cuanto más arriba esté en la lista más posibilidades tengo de quedarme cerca de casa.

Ahora mismo creo que soy la tía más feliz de la tierra, en cuanto volvamos a casa voy a hacer una gran hoguera con todos los temarios, le reservo un lugar preferente al puto derecho administrativo y también pasarán a mejor vida, no solo los apuntes de xp, ms office, explorer…no, no, también los programas, me mudo a Linux, open office, mozilla…no quiero volver a saber nada de oposiciones porque ahora toca estudiar otras cosas mucho más apetecibles.

Me queda pedir disculpas a todas las/los que me habéis aguantado, especialmente a la pakirrota, porque reconozco que he estado insoportable, ufff, espero no haberme quedado así. Ya están apalabradas varias fiestas para celebrarlo y la veda sigue abierta.

Albañilidades

Si algo no me apetecía nada, nada, nada, era hacer hormigón, pero como la rita (la perrita de la pakirrota) está en celo han decidido todos los perros del barrio destrozar la valla, y hala, me toca remangarme y liarme.

Hago un cálculo (erróneo, para variar) que lo que necesito y del tiempo que me va a llevar, como me parece que va ser poco, prescindo de la hormigonera y amaso a mano, nunca mais.




Luego, como soy bastante desastre (otra de mis virtudes), no encuentro la mitad de las herramientas, entre ellas, la paleta y tengo que echar el hormigón con la paletina, que cuesta bastante más.



Vamos, que he acabado para el arrastre y teniendo conocimiento de la existencia de partes de mi cuerpo que no sabía que tenía, menos mal que a la mañana siguiente salgo ¿nueva? porque no me salen agujetas, que es un lujo.



domingo, 12 de diciembre de 2010

A la mancha manchega

A la mancha manchega, que hay mucho vino,

mucho pan, mucho aceite, mucho tocino,

y si vas a la mancha no te alborotes,

porque vas a la tierra de Don Quijote.

 
 

En los últimos días he recibido varias veces el mismo correo y me ha puesto un poco del mal cuerpo, a ver por qué no voy a beber cava catalán, hay que ser imbécil. De verdad, de verdad que no me alcanza la vista para entenderlo.


He de decir que en casa el cava que más se bebe es un cava manchego que hace un amigo, pero esta no es la razón, es porque está bueno que te pasas, está hecho con las variedades de parellada y macabeo y le sale bueno, bueno, que el chaval para esto tiene muy buenas manos, para ser justa que pelota no soy, he de decir que con el vino no afina tanto.

barón de oviñal


Nosotras ya nos hemos pillado unas cajas para acabar un año y empezar otro. Y como sabréis, a la hora de comprar un buen cava hay que mirar la fecha del degüelle, informo de que a este se lo acaban de hacer.

Merece la pena probarlo y si os pilla cerca, al lado de la bodega está esto.



La web es mala que te pasas y no le hace justicia al sitio, ah, y está a veinte minutos de nuestra parcela en la que no hay spa pero hay espantapersonas que no es lo mismo pero se parece.


Y sí, también compramos alguno catalán y algún champagne français.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Jabón

Me he encontrado en internet una receta para hacer jabón para la lavadora, ummm, es perfecta, por un lado voy a conseguir que mi relación con la pakirrota no sea aburrida y por otro, ocupo el tiempo, que ahora no tengo, en hacer inutilidades. Cómo me gusta.


Pero esto no es tan fácil, necesito idear un plan para que la pakirrota no me chafe la idea que para eso es la única en sus cabales de esta casa, así que lo tengo que hacer sin que se entere, aparte de que también tengo claro que este jabón no va a tocar su ropa hasta que no esté segura de que la mía no se ha desintegrado.


Voy a la compra y llevo en la lista comprar detergente para la lavadora, aja, esta es la mía, se me va a olvidar, así que compro los ingredientes para hacer el jabón y los escondo, me llevo la bronca por inútil porque a ver para qué llevo lista.


Vale, ha quedado con unas amigas y yo como soy arisca paso. Le toca al jabón que sólo me ha llevado diez minutos hacer y cuando vuelve la recibo con mi mejor cara de buena y en contra de lo que pensaba me ha dicho que lo va a probar. Estoy viva.




Receta:
Se disuelve en un cubo con agua 250 gr. de sosa cáustica y en otro cubo con agua un poco caliente se disuelve 500 gr. de jabón en escamas, se mezclan y se le echa un poco jabón líquido (esto no era obligatorio) y antes de que se endurezca se reparten en botellas.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Me estoy quitando

Bueno, vale, sí, estoy enviciá.



Desde hace un año más o menos me apunto a toda la oposición de la que me entero, y varias personas ya me han dicho que estoy enferma, que estoy endrogá con las oposiciones y que me lo vaya mirando.
 
Ya no me presento a ninguna más, de todas formas la pakirrota no me deja ir con la excusa de que dice que soy capaz de aprobar, jajajaja, sí, claro, como atan los perros con longanizas. Si es que la culpa es mía porque llegó un momento en el cogí correntilla hasta el punto de leerme el temario la mañana de antes del examen y sacar un 8.85, y en ese momento se acabó, me dijo, ya no vas a ir a ninguna más, que luego querrás que nos vayamos a vivir ni se sabe donde. A ver cómo le explico que no, que tiene que haber un montón de gente con nota más alta y que sólo es una excusa para viajar, aparte de que no me veo yo con un mocho, principalmente porque en mis manos puede llegar a ser un arma de destrucción masiva.
 
Así que me estoy quitando, ayyyyy que acaban de salir unas muy golosas en canarias y me he tenido que atar las manos a la espalda para no echar la instancia.

Esto para decir que hoy hace cincuenta y cuatro días, 54, que hice el último examen de la única oposición que he preparado en serio y mecagoensuputamadre, los cabrones no han sacado ni una puta lista, estoy desesperadica del todo y como se puede leer estoy a punto de matar a alguien.

jueves, 9 de diciembre de 2010

De colores



La pakirrota está jugando con la rita y la oigo que le dice, no solo eres igual que la güertana de carácter es que encima tienes sus mismos ojos. Y no puedo desaprovechar la oportunidad de hacer una pregunta aparentemente fácil, ¿nena, de qué color tengo los ojos? Madremíamadremía, pero esta mujer no me ha mirado en la vida, que son veinticinco años juntas, no se si mosquearme o reírme, opto por reírme, claro, y le digo, acércate a comprobarlo y como ella piensa que es una trampa para meterle mano me mira a distancia asegurando que tengo los ojos del mismo color que la rita


Lo voy a pasar por alto porque teniendo en cuenta que ella dice de si misma que es rubia ponernos de acuerdo en el color de mis ojos se me hace dificil.

Espera, espera que me acabo de dar cuenta de que esto tiene una explicación lógica. Todavía está pillada en el mismo sitio y no ha podido levantar la vista para mirarme a la cara.


miércoles, 8 de diciembre de 2010

piso compartido

Tipa comentando a voz en grito en el trabajo que comparte piso y a mi me parece triste que nos tengamos que acoplar en cualquier lado por culpa de la disparidad entre los sueldo y los alquileres que parece que no son del mismo mundo, pero la tipa en vez de quejarse de sus problemas arremete contra sus compañeras de piso, que si a una le cuesta soltar la pasta, que si le desaparecen cosas de su estante, que si hay dos muy listas que comparten habitación para pagar menos, piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii ¡¡¡eh!!! ¿qué? Que sí, que sí, que son unas ratas y por ahorrarse dos duros comparten habitación. No puedo evitar descojonarme, de verdad, de verdad, eh, es que hay gente corta en el mundo. Pero mujer, no será por eso, será que la habitación es grande, se llevan bien y tienen cada una su cama, ufff se me van a saltar las lágrimas de aguantarme la risa, porque no, toda cargada de razón, pues no, que la habitación es normal y tienen una cama sola. Estoy a punto de decirle, “A ver si nos enteramos, bonita”, pero no, no, creo que es mejor para el planeta que esta tipa siga viviendo en los mundos de yupi así que no voy a seguir metiendo cizaña que igual se da cuenta y a la parejita les chafo el plan, que por otro lado me dan muuucha pena.

Ah, por cierto, la tipa si no entiende, entendería, porque canta por soleares y no hablo de olores.


martes, 7 de diciembre de 2010

Dulce de membrillo

Otra entrada de cosas inútiles, que lo que más me gusta es dedicarme a perder el tiempo, vamos, a hacer inutilidades. Aviso, eh, que seguir leyendo no es obligatorio.

La cosecha de membrillos ha estado en el frutero de casa unas semanas, y una tarde de la semana pasada me fijé en ellos, vaya, parece que quieren cobrar vida y comenzar a desplazarse autónomamente y antes de que se independizaran decidí cocinarlos.

Hala, a internet a mirar la receta del dulce de membrillo que está marcada como fácil, ja, eso será si cocinar no te estresa porque yo acabé de los membrillos y de las indicaciones de la pakirrota hartita.

Empieza bien, hay que hervir los membrillos sin pelar porque se pelan después y solo de pensarlo se me pone dolor de espalda de la tensión, así que mal empiezo, y luego solo es pelarlos, quitarles la pepitas y al fuego con azúcar, ah, y no dejar de remover para que vaya reduciendo, pero claro, llega un momento en que se enfada (el membrillo) y yo que a estas alturas ya tengo la paciencia agotada, ufff, hacemos mal equipo. Que sí, que se enfada y comienza a saltar, a quemarme y a llenar la cocina de pegotes, no voy a mirar al techo pero me temo que ha dejado huella de su paso.

lunes, 6 de diciembre de 2010

tácticas de guerra

La temporada otoño-invierno de festejos varios va a acabar conmigo y sólo estamos a seis de diciembre, ufff, casco seguro. Anoche fue la primera en casa y no, no voy a ir a la cocina ni al salón, me voy a quedar en el ala norte de la casa. Aterrorizada estoy de pensar en lo que me voy a encontrar, aunque tengo que reconocer que la fiesta de anoche es, de momento, la mejor de la temporada, los visitantes se despidieron con un “muy bueno y muy risa todo, buenas noches”. Tengo una resaca horrorosa, me quiero morir.

 
A qué venía esto? ufff, estoy malitísima, ya me acuerdo, ¿he dicho ya que mi mujer me tiene miedo? :) Ahora resulta que utiliza tácticas de guerra, sucia en este caso, para que no me acerque a ella. Entre los visitantes de anoche había una niña de cinco años, creo y claro, los niños, algunos, tienen fondo y duermen y esta se iba quedando durmiendo por los rincones cuando la pakirrota le pregunta si se quiere acostar en su cama, la sonrisa de la niña, vamos, para qué contar. Mientras, de mi cuerpo salió un noo, así como de jueza de línea de tenis pero pastora, que no coño, que no la metes en mi cama y la pakirrota que si, que te quedas a dormir con nosotras y duermes entre las dos y yo que no, que te pongas como te pongas no la metes en mi cama. Vamos y vamos, ahora resulta que utiliza escudos humanos.

domingo, 5 de diciembre de 2010

D'callaos

Hoy toca música, D'callaos tiene nuevo disco y cuando estoy sola en casa no suena otra cosa. Por mucho que digan suenan a chambao.


Tienen dos discos que se pueden bajar gratis desde su web



Aquí tenéis a la canija proponiendo un trato y yo estoy cumpliendo mi parte.


sábado, 4 de diciembre de 2010

Gire a la derecha

Iba con una chica de paquete en la moto (buaaaaa miiii moto, buaaaaaaaa) a un bar en el que habíamos quedado con unas amigas y como estábamos en su ciudad la paqueta me iba dirigiendo, ahora gira a la derecha, he dicho a la derecha, y yo pensando, a ver si la próxima vez acierto, y ella, gira a la izquierda, y así un rato hasta que me dice “para” se baja de la moto, se levanta la visera y me dice: no sé si lo que pretendes es que lleguemos tarde, que nos perdamos o ponerme de los nervios pero sea lo que sea has conseguido las tres cosas. La miro con mi mejor cara de buena, me encojo de hombros y le digo es que creo que me has conocido en un buen momento pero tendrás tiempo de ver bastantes capítulos de “la güertana y sus limitaciones” porque entre otras cosas no distingo la derecha de la izquierda. Me sonrió y acordamos que me daría un toque en el hombro o me mostraría la mano cuando hubiera que girar, eso cuando se encontrara porque nos habíamos perdido.





Esto es por un comentario de la nena de ayer porque creo el 50% de posibilidades de acertar no es cierto para según qué cosas, creo que se eleva al 80% la posibilidad de error cuando tienes que tomar una decisión y te esfuerzas en hacerlo bien sin tener conocimiento previo del asunto.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Nomineando

Acabo de recibir la nómina, la de este mes porque la del mes pasado me pilló en fase destroyer y no fue agraciada con aireamiento público, pero mola, vamos que si mola. Ya casi se me había olvidado lo que era, aunque está un poco escuálida porque la pobre no es ni la mitad que la última que tuve, allá por el cretácico, está tan delgadita que parece etérea, si es que es más canija incluso que la de la pakirrota.

Que quede claro que lo de trabajar es una mierda pero la nómina mola.

cava nueva (con añadío)

Estoy en plena época de arreglos y como lo que más me gusta es reparar primero lo que no hace falta he empezado con la cava que tuvo un percance en primavera y ha estado descansando desde entonces. Que el cristal se rompió solo, eh. Hostia, que eso no tiene arreglo que hay que comprar una puerta nueva ¡y una mierda! no me conocen a mi estos. Imaginación al canto, a ver, ¿cual es la función del cristal? aislante y hacer bonito. Pues ya está, que para eso tengo en la cochera un bote de espuma de poliuretano que es un aislante de puta madre y para bonito ya me invento algo sobre la marcha pero seguro que no será muy bonito teniendo en cuenta que soy una mariasingusto.

Monto el taller en el salón aprovechando que estoy sola en casa.





Ha llegado la pakirrota. ¡¡¡A LA PUTA CALLE!!! ni siquiera le importa que haga frío, pero si de todas formas ya estaba toda la casa empantanada, bueno, ahora también lo va a estar la terraza.







¿A que se me ha quedado guapa la puerta? y ahora tocaría poner una foto de la cava llena de vino, que lo está, con su nueva puerta, ay, pero es que me da vergüenza, hostias, si es que soy una chapuzas. En cuanto se me pase la risa añado la foto porque la vergüenza ya se me ha pasado.

añadío:

Creo que no es discutible que soy una chapuzas.
El parato de aire acondicionado que hay en la foto también lo acabo de retocar, me han sobrado piezas, como siempre, pero funciona que es de lo que se trata.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Por vuestra culpa

De verdad que no os entiendo. ¿Qué coño os han hecho los pobres gatos? vale que desde el desconocimiento de las consecuencias que tiene vuestro paso por este blog sin comentar no os importe lo que les pase, pero ahora que sí lo sabéis, tengo claro que vuestra crueldad no tiene límites.

Ayer, 62 visitas (que tiene mucho mérito por vuestra parte dada la dificultad) contabilizadas en las estadísticas más los 26 seguidores de google reader y supongo que algunos más de los que no dejan rastro, así que calculo que se bañaron unos 80 gatos, algunos tuvieron suerte porque aunque no comentaron sí hubo dos chats y un e-mail y a esos también los bañaron pero con agua caliente.



Ah, que no sabes de que hablo? Mira abajo.

martes, 30 de noviembre de 2010

embutida

Por catacaldos asistí a una exposición un tanto sui generis de la teoría de la embutición, en este caso más bien la definición de los axiomas de un teorema, el de la embutición, claro, que me quedé a escuchar porque nada más llegar tuve que reprimir una carcajada y estaba convencida de que me iba a divertir. El tema es, dos tíos delante de una máquina, uno explicando que la mecanización de la pieza ha de ser milimétrica para que la embutición del tornillo ajuste perfectamente más un avellanado en el mueble para evitar rozaduras y no se cuantas cosas más, vamos una gilipollez detrás de otra.

El caso es que anoche me vino a la cabeza, porque si hubiera prestado atención a la exposición de este teorema no me habría encabezonado en meterme en unos pantalones en los que ya no quepo, vamos, que demostré el teorema, axioma por axioma pero por lógica inversa.

Y que quede claro que no es que yo haya engordado porque lleve dos meses comiendo como si se fuera a acabar el mundo, no, es que no hay que dejar que te lave los pantalones un tío por muy servicial que sea porque yo entraba en ellos hace nada.

vamos, que la culpa no es mía, es que son las cuatro de la mañana y no puedo dormir.

domingo, 28 de noviembre de 2010

rara avis

Entra mi sobrina en casa y me dice que soy rara. Pues no veo por qué voy a ser rara porque yo me veo de lo más normal, y me lo explica, mira, es que haces cosas que no hace nadie y por eso eres rara.

Ah, y qué cosas son esas? le digo con tonito porque me sigo viendo normal. Y me dice, mírate, llevas los bolsillos llenos de destornilladores y tienes una placa electrónica encima de cada mesa, y eso es raro porque yo no conozco a nadie que haga esas cosas.

Y he tenido que aceptar que sí, soy rara, pero que sepa que el arreglo de la puerta de la parcela que ha costado treinta euritos, lo que me han cobrado por la placa y ahora volvemos poder entrar y salir de casa pulsando un botón, que abrir la puerta a mano es un puto incordio.



Lo que pasa es que desde que volvimos de vacaciones me siento mucho mejor, he mandado cosas a la mierda que no me estaban dejando vivir, como el insti, y he vuelto a hacer reparaciones en casa, esta ha sido la primera. He hecho una lista de la que tendré que ir tachando cosas o en poco tiempo esta casa se va a empezar a parecer a una chabola, si es que no lo parece ya.













viernes, 26 de noviembre de 2010

Los amigos de los amigos de mis amigos son mis amigos

Para variar toca la pakirrota que para algunas cosas es angustiosa y más si tenemos en cuenta que yo soy un cardo borriquero. Calculo, así, a ojo, que conocerá más o menos a tres mil millones de personas, y no exagero, de ninguna manera. No hay ni una sola vez que salgamos de casa que no se encuentre a algún conocido y con salir de casa me refiero ir a cualquier parte del mundo.

A veces pienso que los invoca. Hace un tiempo, a las dos de la mañana en un aeropuerto a trescientos kilómetros de casa tuvimos un problema y ella, que es quien se encarga de resolverlos, dice “no te preocupes que seguro que conocemos a alguien” con una confianza que asusta, ¿crees que nos encontramos con alguien conocido? Exacto, siiiiiiiiiiiiiiiii. Después de aquello tengo claro que vayamos donde vayamos conocerá a alguien.

Y este post viene a cuento porque anoche, mientras ella estaba con su miniordenador, yo con la ds y la tele puesta, me dice "mira tal", a mi me suena raro porque no suele radiarme quien entra al feis, a no ser que sea novedoso, la miro y está señalando a la tele. Joder, ahora resulta que se encuentra amigos hasta en el telediario, me caen dos hilillos de sangre por la comisura de los labios de morderme la lengua porque hay que escuchar la noticia, mientras ella dice “mira, mira y ese es tal”, ufff como si yo conociera a alguien alguna vez. Cuando acaba la miro asombrada, si es que no es posible, y de digo “nena, que es la matute” y me contesta “sí, sí, ya”.
 

jueves, 25 de noviembre de 2010

asediadas por el machismo



Hoy es el día contra la violencia de género y no quería dejarlo pasar, así que he pensado escribir un post contra el machismo desde el machismo.

 

Me toca los cojones que desde estamentos como la iglesia se nos desprecie como mujeres lo que implica, obviamente, convertirnos en seres despreciables susceptibles de ser atacados.

Me toca los cojones que lxs políticxs desprecien a las mujeres abiertamente y luego les votemos.

Me toca los cojones que cualquiera pueda decir públicamente barbaridades como las de sostres, sanchéz dragó, perez reverte, leon de la riva y muchos más y no sean lapidados.

Me toca los cojones que las madres no eduquen igual a un hijo que a una hija.

Me toca los cojones que lxs maestrxs trasmitan sus ideas sexistas a lxs niñxs.

Me toca los cojones que el machismo esté tan enraizado que hasta nosotras, que somos conscientes de su existencia, caigamos. Es prácticamente imposible abstraerse y no caer en hacer comentarios machistas, incluso cuando medimos cada uno de nuestros pasos. Y esta es la razón del enfoque de este post, porque soy la primera que en cuanto de descuida suelta un comentario machista, claro, que no soy la única, ayer leí un comentario de alguien, que no dudo que sea feminista, calificando de grititos histéricos los de una mujer denunciando públicamente una agresión sexual y me tocó los cojones y mucho.










lunes, 22 de noviembre de 2010

Zapatazo

Empieza a hacer frío y se me han helado los pies. Me acuerdo de unos zapatos que compré el invierno pasado y me voy a buscarlos. Empiezo por un armario lleno de zapatos amontonados y ninguno es mío, me voy a otro armario y lo mismo, joder, estoy casada con la versión bollo de Imelda Marcos, empiezo a agobiarme pero continúo mi búsqueda en un tercer armario en el que me encuentro un zapato sin pareja y me viene una imagen del rojo (nuestro perro) con él en la boca destrozado. Me da la risa y cuando puedo hablar “Bolloimelda, ¿para qué quieres un zapato solo?”



a mi sólo se me ocurren barbaridades.


Ya he recordado donde están desterrados mis tres pares de zapatos, que también son bollozapatos.





sábado, 20 de noviembre de 2010

de caza(con añadío)

Los dos primeros días de vacaciones estuvieron bien, visitas a amigos y familia, una bonita tarde de lectura de poemas Jacques Prévert (inexistente para mí hasta el jueves pasado) y comida porque si no hay comida yo no voy. Pero en cuanto nos quedábamos solas, a discutir, ufff si es que somos dos mujeres menopausicas. Decido tranquilizarme y para evitar discutir cambio de estrategia, cada vez que me diga algo que me moleste la amenazo “a que te tiro al río” como esta amenaza suena a coña a partir de ahí el ambiente es mucho más distendido.

Para tranquilizarme no hay cosa mejor que una bici y la naturaleza, si hay agua mejor y aquí hay agua. He encontrado sitios como estos, eso sí, sin ir muy lejos porque la primera mañana conocí a monsieur Maseau, (el tío del mazo) que me soltó una hostia del quince, si es que mi forma física es lamentable.

Al tercer día vuelvo a ser yo. ¿he dicho ya que mi mujer me tiene miedo? :) y que la tengo que pillar descuidada. Claro, si es que llevo tres horas levantada y como ella está medio dormida no se me escapa. Bueno, no dice que no, por lo que quiero pensar que le gusta. Se levanta y cuando está a punto de salir de la habitación le digo “ven aquí” ni me mira, abre la puerta y sale, la cabrona se está haciendo la sorda, no es posible que no me haya oído, está a tres metros, “oye, tú ¿te has quedado sorda de momento?” y acelera el paso, mmmm está huyendo de mi, vale, vamos a jugar al ratón y al gato o mejor dicho a la gata salvaje y la ratita huidiza, la gata soy yo, claro, que sólo pienso en comérmela, salto de la cama, me pongo algo y la persigo por la casa, cuando llego hasta ella se ha refugiado en el patio y está intentado atrancar la puerta para que no pueda salir, pero yo estoy cazando y le digo, “ah, pues voy por la ventana”, ella sabe que soy capaz pero yo me escondo detrás de la puerta, se siente acorralada y entra en la casa. Se encuentra conmigo e intenta salir corriendo pero esta vez estoy demasiado cerca y la agarro, le meto la mano en las bragas y grita, hostia, en esta casa reverbera el sonido, me vuelvo. ¿y tú por qué gritas? Joder, que no estamos solas.

Va a ser que doy miedo de verdad.

añadío
a ver, a ver, que algo pasa, porque con dos que he hablado dos que no se han enterado, que grita la pakirrota y el resto de la peña que había en la casa presenciando la cacería.
Me voy a tener que plantear repasar lo que escribo pero si lo hago no colgaré ni la mitad de las cosas.



 tengo posicion para el gps por si interesa, es alucinante para bañarse y nunca hay nadie



viernes, 19 de noviembre de 2010

wyrocbdkdcoien

Hemos pasado unos días fuera y como me toca conducir y lo tengo que hacer de día intento que salgamos prontito, de manera que me levanto y empiezo a echar cosas al coche, mi mujer medio dormida sólo atina a tomarse un café y una ducha. Hala, al coche. No llevamos ni un kilómetro cuando empieza el repaso, a esta tortura estoy sometida desde que una vez preparé la maleta y fui a buscarla a la salida del trabajo para hacer un viajecito sorpresa sin tener en cuenta que es una pija y yo eché “ropa de monte”. Bueno, la tortura, ¿has echado esto? Siiii y esto otro? También, he echado todo lo que llevamos. Me mira y no lo dice pero sé que no me cree, así que paro y le digo, repasa. Vamos si repasó, abrió hasta la última bolsa donde yo había metido la mano, qué voy a hacer, no se fía de mi.

No sé que tiene la ap7 pero es coger el ticket y sentir la necesidad de parar a comprar donuts.

Siete día en Francia y de vuelta a la ap7 y a los donuts, ting tong los móviles vuelven a España y mi cerebro vuelve a procesar en castellano pero el la pakirrota no, y nada más cruzar la frontera me dice wyrocbdkdcoien. qué? Wyrocbdkdcoien. nena, no te entiendo, esa palabra qué quiere decir. Anda, intenta decirlo en castellano. Y es que la semanita ha sido una locura de idiomas, entre que Francia está llena de franceses empeñados en hablar francés, que a julie le ha dado por estudiar japonés, que Michelle habla patué, que la nueva churri de francois es noruega y que alguien le dijo que podría hablar inglés con nosotras, no hemos tenido una conversación decente en toda la semana.

La puta barrera del idioma es una mierda, a ver, que nos hemos entendido bien con todos pero hay una cosa que me ha dado rabia. La churri parece ser una tía muy interesante pero que me voy a perder por paleta, me pareció entender que es investigadora y se dedica a políticas de igualdad. Lo único que le entendí es que su hija nos mandaba besos y claro, qué piensas, que su hija entiende, y sigue diciendo que está haciendo la tesis sobre el feminismo en Francia y en noruega en los sesenta y setenta, eso, que su hija también tiene un rato. Me va a tocar estudiar noruego, jajajaja ni de coña.


 
Vaya, me he saltado la estancia, intentaré sacar algo pero aviso que lo que quiero contar lo llevo un poco travesado.

jueves, 11 de noviembre de 2010

No se me ha olvidado

Y qué es lo que no se me ha olvidado? Pues nuestro aniversario, vaya tela, miro para atrás y me agobio, jamás hubiera pensado, ni siquiera la semana pasada que llagaríamos a estar veinticinco años juntas, porque esto es un día a día y el día menos pensado se puede ir a la mierda y que coño, que la constancia no es una de mis virtudes.

Pues sí, hoy hace veinticinco tacos o lo que es lo mismos 9131 días del primer beso que es donde hemos elegido establecer el principio.

Todo comenzó unas semanas antes así, después de esto nos dedicamos a jugar a encontrarnos, bueno, yo jugaba a dejarme encontrar para luego huir porque asumirme como lesbiana me costó un poco, aunque lo tuviera claro me faltaba dar ese paso interior para poder decir “ya, este es mi sitio”. Tanto juego casi acaba con las dos agotadas. Madremía, pero cómo se puede salir toooodas las noches hasta las cinco o la seis de la mañana, que jóvenes éramos.

Aun así pasaron unos días hasta que me dejé llevar al catre, ufff cuanto la hice penar, de bar en bar, de fiesta en fiesta, de tequila en tequila, de montón en montón. Si es que entonces era capaz de ir de una punta a otra del pueblo sin pisar el suelo, si, si, de rama en rama. Para que me voy a andar con florituras, estaba sin civilizar, no confundirse porque ahora lo que estoy es sin domesticar, que no es lo mismo.

Si es que me queda poco por contar, lo del catre ya lo he contado y algunos malos ratos que la he hecho pasar también, lo que no he dicho es el momento en el que pensé “no me separo de ella ni con agua caliente”.

Me permito dar coces y rabotás porque es lo que se espera de mi y cuando lo hago todo el mundo me huye, esto es algo que sucede desde siempre, ¿llorar yo? ¿hacerme la victima? Nada de eso, con lo bien que se me da hacerme la insensible. Bueno, pues llevábamos muy poco tiempo juntas y hice una de las mías, rrruuuuummmm todo el mundo desaparece, ah, no, todo el mundo no, la pakirrota se puso de mi lado y les dio a todos un buen revolcón, diciendo todo lo que yo siempre me callo, lo cierto es que pensé que me había leído el pensamiento porque por mi boca no había salido ni el más mínimo argumento de la rabotá.

Bueno, pues fue en ese momento en el que me di cuenta de que no solo me parecía la mujer más bonita del mundo es que encima me entendía y esto es lo que le ha dado consistencia a nuestra relación, bueno, esto y que siempre está de mi parte, que alguna vez la he visto defender lo indefendible por estar de mi lado.


Adorno el post a modo de regalo para mi mujer con la última rosa de azafrán de la temporada, que utilicé para el couscous de hace unos días.

martes, 9 de noviembre de 2010

Y después de trabajar?

Pues de vacaciones o al menos esa era la idea inicial porque me llevo trabajo para aburrir.

Como nos vamos fuera del país no creo que tenga oportunidad de pasarme por aquí, a ver si cuando vuelva tengo dos mil comentarios de las cuatro que quedáis leyéndome, jajajaja.

lunes, 8 de noviembre de 2010

A trabajar

La pakirrota se está preparando para ir a trabajar, tiene un trabajo, cómo llamarlo, relajadito creo que le va bien. La chica se pasa horas sentada esperando que entre alguien que requiera de sus servicios, vamos, que hay días se pasa horas leyendo. Y me dice “déjame uno de esos libros que te lees tú” poniendo sólo como condición que la letra no sea muy pequeña. Vale, toma este. Se me queda mirando sin decir nada (cosa normal por otro lado ya que últimamente no nos hablamos mucho) ¿qué pasa? no entiendo nada y me dice, anda que ya te vale.

Conversación de besugas que requiere lectura de pensamiento, capacidad que todavía no domino y me tiene que señalar el libro y aun así, me cuesta entender lo que ocurre porque a mi no me importa que lleve de reclamo en portada una foto de dos mujeres en actitud cariñosa, claro, que yo ni leo en el trabajo ni trabajo de cara el público.

En esto ha quedado el pobre libro.
 ya que me pongo le añado un poquito de mala leche


Vaya mierda de visibilidad

domingo, 7 de noviembre de 2010

Cordectomía

Tengo móvil pero como si no lo tuviera, claro está que ya me encargo yo de que esto sea así, sólo le doy el número a quien sé que no me va a llamar, salvo urgencia y a quien no quiera que pase el filtro, porque hay filtro.

Por eso cuando suena, mmmm ¡¡¡qué raro!!! intento buscar una explicación racional al hecho y como soy tan ocurrente, siempre es la misma, que el filtro no tiene cobertura. Pero no, por muy racional que sea, nunca acierto, porque el móvil tiene estas cosas.


Suena a las seis de la mañana y contesto, ¿para qué contestaré? “ENRIQUE, PONTE EN LA PUERTA QUE VOY PARA ALLA” y cuelga, me mosqueo porque no me mola que me griten y menos a esas horas de la mañana, aún así me da la risa y se me pasa el mosqueo, pero es que encima me da pena porque cuando llegue a casa de Enrique como no haya aparcamiento se las va a ver putas porque el susodicho no va a estar en la puerta y claro, yo tampoco voy a salir porque que yo recuerde umm umm enrique, no soy.

 
Recibo un mensaje, no le hago ni puto caso porque siempre es publicidad, a las dos horas se pone a cantar para recordarme cosas importantes, que para esto si sirve, y me dispongo a borrar el mensaje, ¡hostias! ¡¿eh?! “hola, soy pitipinpitipin, mi correo es pitipinpitipin@hotmail.com, ok guapa” la lectura me deja una sonrisa, lo primero que pienso es que es una máquina pero me fijo y viene de un número de móvil normal, cuando las cosas raras suelen venir de números ocultos o más largos o cortos de lo normal, no sé, me olvido. Ya por la noche se lo comento a la pakirrota, más que comentar pregunto ¿qué haría una persona normal en este caso? Me responde que decirle que se ha equivocado con un mensaje pero que como soy alérgica utilice cualquiera de las tres mil cuentas de correo que tengo para decírselo. Pues esto que parece tan obvio a mí ni siquiera se me había pasado por la cabeza, ni que decir tiene que no lo he hecho, vamos que no he hecho nada, ni voy a hacer. Ni que yo tuviera algún interés en tener el más mínimo contacto con pitipinpitipin.
 

O cuando te quedas pillá después de comer y entre nubes coges el teléfono y oyes “Hola, soy Borja ¿cómo está Ramón?” ¿¿???????? ¿qué ramón? ¿El perro de mi amiga María?

sábado, 6 de noviembre de 2010

de compras

Necesito algo para dejar los champuses, geles y demás trastos de la ducha y claro, como soy medio lela en vez de ir a comprar donde los suecos me meto en una tienda muy cuqui, me atiende una señora rubia mas o menos de mi edad (si a mi no me gusta que me atiendan ¿qué hago aquí? ) me dedica tiempo, claro que tampoco hay nadie más, tanto que cojo confianza (esto es malo, para mi, claro) y me enseña una cosa muy bonita para dejar los trastos pero con el inconveniente de que es blanca, del mismo color que la pared y si a eso añadimos que la mitad de los potingues también son blancos al menos en parte, pues si, es un problema, porque no lo veo y en un ataque de graciosismo voy y suelto “es que me ducho sin gafas”, al oírme a mi misma decir semejante gilipollez, pienso "nena, apúntate un veinte que te has lucido".

Me vuelvo a mirar a la señora para ver su reacción al mismo tiempo que la oigo decir con un tono desproporcionadamente emocionado “YO TAMBIÉN ME DUCHO SIN GAFAS” me quedo mirándola, está totalmente cambiada, sus ojos reflejan una mirada aniñada, su sonrisa irradia inocencia y se la ve totalmente entusiasmada con la idea de saber que no es la única del mundo que se ducha sin gafas.

 Ufff ¿a esta cuándo se le ha parado el reloj?

Tengo que dejar de hacerme la graciosa.



viernes, 5 de noviembre de 2010

pesadita




Sigo sin encontrar a güertana y es que es posible que lo mejor sea no encontrarla, al menos para una blasa que me ha estado soportando mucho tiempo porque soy epi.
Sí soy así de plasta.