jueves, 10 de diciembre de 2009

Pobre chica

Hace unos días me encontré en un bar, rodeada de unas cuantas mujeres, a las que no había visto nunca y no creo que vaya a volver a ver, tomando una cocacola. Ellas venían de una especie de reunión de trabajo, moderneces de esas que organizan los jefes de, vamos a conocernos. Y claro, la conversación era de trabajo y estaban quejandose de un compañero nuevo que creía tener solo derechos.

Estuve a punto de contar una batallita sobre como me las gasto con los compañeros de trabajo pero no me atreví a contarlo, no terminaba de estar a gusto, en realidad no se por que, el caso es que no abrí la boca.
Lo voy a contar ahora que no ve nadie.

Por volumen de trabajo el jefe contrató una chica para ayudarme, evidentemente no era ni mas ni menos que yo, sólo era nueva. LLegó a las 8 de la mañana, a las 9 fuimos a comer algo y le dije. ¿A ver que llevas? y me comí su bocata. Entendió perfectamente lo que quise decir, "Como no te portes bien lo proximo que me voy a comer vas a ser tú".

Creo que voy a empezar una serie con la etiqueta "cosas que no debería haber hecho o así me va".
Pobre chica. Si ya me lo decía mi madre, no tienes cálculo ni medida.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Joder! Eso no se hace. Debería darte vergüenza. Es un abuso de poder sobre "la nueva". Vale más que lo arregles o "la nueva" ojalá que se vengue de ti, pero bien vengada.

Ico dijo...

¡ Qué mala eres¡ Aprendió de la primera que no hay que fiarse de ti... y menos cuando tienes hambre.. gracias por la visita.. beso

Izel dijo...

Jajjajaja No, no deberías haberlo hecho pero me estoy imaginando la cara de la pobre chica y me parto jajajaja (yo tampoco debería reirme, lo sé jajaja)

Pero tengo una duda... ¿Volvió a irse a desayunar contigo? jajajaj

güertana dijo...

para el valiente anónimo, ves, por eso me callé con las pijas de harvard.

ico, mala pero mala, mala. :) pero no hijaputa. gracias.

izel, si, si demostró ser una tía valiente y volvió a desayunar conmigo.