miércoles, 3 de marzo de 2010

necesidades

Dice la pakirrota que necesitamos una plancha nueva y yo claro, protesto, porque puedo vivir perfectamente sin plancha, vamos que para mi, ese invento está de más en el mundo.

Llego a casa y me encuentro una plancha encima de la mesa con una nota, “la plancha no vale una mierda pero la que me la ha vendido estaba muy buena”

10 comentarios:

Candela dijo...

¿Y esto por qué no pone mis comentarios?
Decía que lo importante en este caso no es el fin, sino los medios.jajajaja

Anónimo dijo...

Ay las abuelas, qué trabajos les mandaba "el Señor" Yo tengo dos de éstas como sujeta-libros. Yo también odio planchar...
Y no me extraña ....también la habría comprado a la vendedora, soy de fácil convencer.
Besos Lenteja

Butterflied dijo...

Estoy viva, sí, por aquí queda un cacho mío viviente. xDDDDDDDDDDD

Gracias por pasarte y comentar, que así he descubierto un nuevo blog para cotillear y con muy buena pinta, sí señora.

Me "lo guardo" en seguidores y te invito a pasarte y comentar cuando quieras. ^^

Un saludo.

Tantaria dijo...

¿Ésa es "la plancha nueva"? Completamente de acuerdo: la plancha no sirve para nada. Yo de hecho llevo arrugada toda la vida.

farala dijo...

jajajaaaaaa, veo que os va el bolloswingers, pues nada cuando intercambieis pareja tu con la médica y la pakirrota con la vendedora de planchas me mandais documento gráfico que os dedico un bollogossip!!!

güertana dijo...

Candela, cierto, jajaja

Lenteja, si es que somos muchas del club de las facilonas. Y lo de planchar es que no me provoca ningún sentimiento, es que para mi no existe.

Butterflied, sigo tu blog desde hace tiempo. No soy muy comentadora, jaja, pero es que me ha pedido el cuerpo ponerte algo. Seguiré pasándome

Tantaria, jajajaja. A mi me revisan antes de salir a la calle y la mitad de las veces me devuelven al armario diciendo que así no me voy con ella.

farala, ¿eeeh? mira, que yo vivo en el campo.

Anónimo dijo...

el que planche con esa cosa no se arruga más nunca,jajaja
saludos
Marian

Pena Mexicana dijo...

al fin pude volver al siglo XXI, cosa que no puede decir tu plancha nueva... la vendedora debe haber sido algo así como la sex bomb que el mundo esperaba como para poder vender semejante cacharro... ¿será acaso que yo soy más agarrada que otra cosa? hum...

güertana dijo...

Marian, arrugarse no se, pero triceps seguro.

Pena, POR FIN, ¿qué tal tu viaje en el tiempo?
Teniendo en cuenta lo poco exigente que es la pakirrota me temo que de sex bomb nada. Vete tú a saber qué fue lo que le moló.

güertana dijo...

Visto el éxito de la nueva plancha proximamente os deleitaré con mi nuevo teclado. jajajaja