jueves, 2 de septiembre de 2010

Me despido por si acaso

Socorro, la pakirrota me quiere matar. Encima de que le he arreglado el teléfono.

Todo empezó el domingo cuando la rita le robó el móvil para llamar al vecino y ya ves, si sólo lo llamó, ni siquiera habló con él pero aprovechó para masticarlo un poco y por supuesto, dejarlo un poco impedido. Vamos, que tenía algunas piezas sueltas.

Ella ya se veía con un móvil nuevo pero me lo curré y cuando ya la tenía convencida de que se lo iba a arreglar llegó una “zarpas” y perdió la pieza.

Me lo ha puesto a huevo y no me he podido aguantar.


Si mi hermano lleva un esparadrapo en las gafas por qué mi mujer no va a llevar un precinto en el móvil.

5 comentarios:

Candela dijo...

No te preocupes, que no llegará la sangre al río, mujer :)))

Sra. Castafiore dijo...

No te preocupes, pero ponte casco, que de movil con precinto a movil volador solo va un paso. Te ha quedado muy artística la ingenieria, jajaja.

güertana dijo...

candela, por si las moscas me voy a comprar uno nuevo ya mismo.

castafiore, y eso que no se ven las capas de diferentes materiales que hay debajo del precinto jajajaja

farala dijo...

zarpas yo? yo??

güertana dijo...

pues si farala, zarpas y rubia, las cosas como son :)