martes, 14 de septiembre de 2010

Puta mermelada

Estoy reventada, no dejo de pensar en ella y es que desde que hice la mermelada de tomate no me he podido concentrar en nada y tampoco he podido dormir.

Esta mañana me he levantado con la idea de seguir manteniendome firme en mi propósito de no probarla, esperando que se me pasara pronto, he desayunado pensando en ella y cuando me iba a encerrar a estudiar he tomado la decisión que tenía que haber tomado desde el primer momento, a la mierda con el sufrimiento, he vuelto al frigo y he sacado un buen trozo de queso fresco, lo he sepultado con la puta mermelada de tomate y hasta reventar.

Atención al nivel del tarro.

7 comentarios:

farala dijo...

jajajaaaaaaaaamsi es lo mejor que hay que hacer con las tentaciones: ¡entregarse a ellas!

Candela dijo...

jajajjaa, biennnnn y yo sin desayunar todavía ¡qué hambre!

Hormiga dijo...

se veía venir jajaja!

pakirrota dijo...

BUUUUUUUUAAAAAAAAAAAAAAAAAAA Y A MI NO ME QUIERE DAR BUUAAAAAAAAAAAAAAA

Sra. Castafiore dijo...

Haces bien, no hay que comerse tanto el tarro con la dieta, jajaja. Me parece que, con esa progresión, el resto de contenido del armario no llega al fin de semana.

Martina dijo...

¡Qué bueno! Mujer con poca resistencia. ¿Has probado la de higos? Umm, pa chuparse los dedos.

güertana dijo...

reirsen, reirsen que ya os pasará jajajaja