jueves, 25 de noviembre de 2010

asediadas por el machismo



Hoy es el día contra la violencia de género y no quería dejarlo pasar, así que he pensado escribir un post contra el machismo desde el machismo.

 

Me toca los cojones que desde estamentos como la iglesia se nos desprecie como mujeres lo que implica, obviamente, convertirnos en seres despreciables susceptibles de ser atacados.

Me toca los cojones que lxs políticxs desprecien a las mujeres abiertamente y luego les votemos.

Me toca los cojones que cualquiera pueda decir públicamente barbaridades como las de sostres, sanchéz dragó, perez reverte, leon de la riva y muchos más y no sean lapidados.

Me toca los cojones que las madres no eduquen igual a un hijo que a una hija.

Me toca los cojones que lxs maestrxs trasmitan sus ideas sexistas a lxs niñxs.

Me toca los cojones que el machismo esté tan enraizado que hasta nosotras, que somos conscientes de su existencia, caigamos. Es prácticamente imposible abstraerse y no caer en hacer comentarios machistas, incluso cuando medimos cada uno de nuestros pasos. Y esta es la razón del enfoque de este post, porque soy la primera que en cuanto de descuida suelta un comentario machista, claro, que no soy la única, ayer leí un comentario de alguien, que no dudo que sea feminista, calificando de grititos histéricos los de una mujer denunciando públicamente una agresión sexual y me tocó los cojones y mucho.










5 comentarios:

Juli Gan dijo...

Claro, Güertana, vivimos dentro de una sociedad paternalista, y como es PATERnalista, es machista. Las mujeres somos ese personaje de segunda, actrices de reparto con poca letra, y nos es muy difícil, como dices, quitarnos esas ideas sexistas y discriminatorias que forman nuestro estilo de vida.

güertana dijo...

juli gan y a mi me da mucha rabia

LN dijo...

La cultura del patriarcado es terrorífica y está intrinsecamente ligada a la sociedad. Se pueden poner mil ejemplos, desde los más obvios, maltrato, a los más sútiles...por ejemplo cuando un tio decide ayudarte (sin que tú se lo pidas) amablemente le dices que no y el sigue en sus trece (imponiendo su criterio y "saber hacer") y cuando tú le montas el cristo (porque te está agrediendo y pone en tela de juicio tu criterio) entonces eres una histérica, una tia con muy mala hostia o una loca... y encima nosotras nos sentimos mal, las agresiones machistas existen en nuestra vida cotidiana, la mayor parte de ellas son estremadamente sutiles por eso me parece cojonudo, que se admita que nos queda mucho por avanzar, que reflexionemos sobre estas cosas y que nos pongamos a ello.

LN dijo...

Cagüen...cambio cojonudo, de cojones, por fantástico. Hala, besos

güertana dijo...

ln, a veces dan ganas de salir con un ak47 sobretodo si son relaciones laborales y te llaman señorita, no lo soporto. ah, y yo también me podía haber ahorrado lo de los cojones pero como lo que quería era tocar los cojones decidí dejarlo, por joder mismamente :)