viernes, 2 de julio de 2010

los vecinos

Salimos a dar un paseo por los caminos cerca de casa y a la vuelta nos fijamos en el lugar que ha elegido un vecino para plantar su huerta, pegada a nuestra parcela a la altura de la piscina y aprovechando que hay un “pelao” en el seto. Hay que tener güevos, pues nada, que le alimente que yo pienso seguir bañándome desnuda, es lo que tiene quitarse las gafas y quedarse imbécil. Claro, como no veo creo que nadie me ve.



Ahora el otro vecino, le ha dado por pasarse el día en su terreno pero con la vista en el nuestro, la semana pasada se veía claramente su origen caucásico pero hoy podría pasar perfectamente por ser de origen subsahariano. Le he dicho a la pakirrota que cuando venga con su mujer me voy a pasear desnuda para que me vea y verás como no lo deja venir más. Sin gafas claro que con gafas soy muy tímida.

Pero, hombre por dios, que hay que ser un poco más selectivo que somos dos señoras mayores y gordas.

5 comentarios:

Juli Gan dijo...

¿Y ellos de edad qué tal? Porque para esas cosas no hay edad, ni para mirón ni para "objeto". Joder, si va a parecer la plaza mayor el domingo a las 12 del mediodía. Dile que ponga las manos donde puedas veerlas (lo de las gafas te lo callas) porque hay mucho onanista "setero".

Candela dijo...

Suscribo lo dicho por Juli Gan :)

güertana dijo...

Juli Gan, que mis perros son unos chivatos y se dedican a amenizar la estancia de los vecinos y como los pille cascandosela se los suelto, vaya que si se los suelto. jajajaja

guada dijo...

jajajajaa
ha valido la pena entrar aqui, he salido con una sonrisa
y las manos que se vean eh
jajajaja
saludos

güertana dijo...

guada, por fin a alguien le ha hecho gracia, que lo único que pretendía era echarnos unas risas.