jueves, 19 de agosto de 2010

cosechando

Hemos cogido el orégano



se cortan las flores y se dejan secar

y luego al tarro para que no pierda aroma.




El orégano cultivado en casa no tiene nada que ver con el de los botes de "carmencita" que venden por ahí y cualquiera puede tener una maceta en casa porque sólo te tienes que acordar de ella unas semanas en primavera para regarla y si no lo sacas de raíz a la primavera siguiente vuelve a salir.
Una ensalada de tomate madurado en la mata, aceite de oliva decente, vinagre de módena y orégano fresco es insuperable.

3 comentarios:

farala dijo...

oye,l tan escueta y tan convincente!! en cuanto llegue a casa me hago con una macetica

güertana dijo...

farala y si no encuentras yo te llevaré una porque ahora es buen momento de replantar.

Anónimo dijo...

CUANTA RAZON TIENES, BUENISIMO, Y EN LAS PIZZAS NI TE CUENTO,ESTAN DE MUERTE.
CEHEGIN CITY.