martes, 17 de agosto de 2010

Se puede ir


Llamamos a un hotel para reservar pensando que estaba en Soria y al pedir indicaciones de cómo llegar nos preguntan si llevamos gps y nos dan las coordenadas. Raro, verdad?

Llegamos al hotel y no, no está en la ciudad sorprendidas porque no esperábamos un sitio tan acogedor, nos dan una habitación con ventanal gigante y vistas alucinantes y nos tiramos en la cama, desconexión inmediata, relajada por momentos cojo el libro que me tiene pillada y que estoy a punto de acabar.

Calla pedo, que estoy acabando el libro.

Cuando termino la veo (supongo que a estas alturas ya sabéis a quien) con cara de satisfacción mirando por la ventana y me dice “he visto un marrano” me enfado porque no me ha avisado para verlo ¿he dicho que mi edad mental es de ocho años? Lo quiero todo, leer y mirar las nubes. Ahora lo más importante, después de dos horas en el hotel me doy cuenta de que no hay televisión y teniendo en cuenta que soy teleadicta dice mucho a favor del hotelito.


Ah, y pasar una fría tarde de agosto es Soria en el salón con el fuego encendido y con unas 10 personas más donde sólo se oía el cricri del fuego no tiene precio, para todo lo demás la visa.

El sitio en cuestión es este y aviso que barato no es pero caro tampoco lo que encarece son las comidas.

7 comentarios:

guada dijo...

pues está genial el sitio, y más aún si no tiene tele, se supone que una va a sitios asi para desconectar no? pues a leer, a ver marranas y demás
besos

Tantaria dijo...

Genial que disfrutéis de las cosas sencillas como los marranos por el campo :-P

güertana dijo...

guada, y a patear soria que por cierto es sorprendente.

tantaria, a ver si nos centramos (yo no te había dejado mi coche) que era una nube con forma de marrano :)

Candela dijo...

Tiene muuuuy buena pinta ese sitio. Me he quedado con el cric cric del fuego aunque hay unas 10 personas ¿10 personas que están calladas? ¡Un lujo, un lujo!

güertana dijo...

candela, quieres que te cuente de un hotelito donde había más de 60 personas en el comedor y sólo se oían los pequeños golpecitos de los cubiertos en los platos? porque ese si fue un lujo.

farala dijo...

no admiten niños ¿verdad?? (de los "de verdad", me refiero)
;p

güertana dijo...

farala, claro que admiten niños, de hecho había varios pero se comportaban como personas :) supongo que la traquilidad se contagia