domingo, 29 de agosto de 2010

Matrimoño-III

Y con esto acabo que estoy muy cansina con el bodorrio pero ya que me he puesto no lo voy a dejar a medias.

Llega la orquesta y mientras ellos montan sus cosas, las pocas que estamos en casa nos preparamos para que la fiesta no acabe con nosotras, a saber, protector de estómago, vitamina b12 y alguna que otra cosilla más de la que no recuerdo el nombre. Comienza a llegar gente, ufff no han llegado ni veinte y ya me he agobiado, desaparezco. No funciona. La pakirrota manda buscarme que para eso sabe encontrarme, cambio de estrategia, tengo que hacer que estoy sin estar, vamos que voy a asomar el morro cada media hora, me dejo ver y desaparezco. Así si funciona, si preguntan por mi, siempre hay alguien que me acaba de ver, “estaba aquí ahora mismo”.
Pero vamos a ver, es que alguien pensaba que iba a bailar un vals, me iba a dejar achuchar por cualquiera o iba a ir por ahí diciendo “que feliz soy”. Pues no, coño, que soy yo, güertana, el cardo de todos los días. Que sólo he firmado un papel y que yo sepa, eso no produce ataques de cursilería.

Al día siguiente para Madrid a coger el avión que nos vamos a airearnos y ya allí pasamos a ver a las tías que no les habíamos dicho que no casábamos porque no tienes muy claro como van a reaccionar con esas edades, la más joven 87 tacos, madremía, para verles la cara de alegría, la de abrazos que nos dieron, esto sí me emocionó, si es que las abuelas valen su peso en oro. Organizaron en un momento una comida fiesta con el resto de los tíos que tengo por allí y no pararon de echarnos la bronca por no haber avisado, cosa que no acababa de entender, por qué tanto interés. Lo descubrimos mes y medio después cuando fuimos a visitarlas al minipueblo de Guadalajara donde veranean, anda y anda, lo que les pasaba era que querían hacernos un regalo y las habíamos pillado sin margen de maniobra.

El minipueblo es un lugar de veraneo donde la gente se agrupa por edades, como nosotras no cabemos en ningún grupo porque entre que mi edad mental es de ocho años y la pakirrota es de espíritu joven nos juntamos con todos. Los jóvenes de hasta unos 20 nos hicieron la ola por habernos casado y nos tomamos unas cervecitas para celebrarlo, los menos jóvenes permanecieron en silencio, con muy buen criterio porque como a alguno se le hubiera ocurrido decirme algo me lo había comido que para eso me fui con la escopeta cargada y luego están las de más de 1500 años que haylas y muchas y todas son la mejor amiga de la pakirrota porque tiene el único aparato de control de la glucemia del minipueblo, ayyyyyy la de pellizcos que nos dieron, querían saber todos los detalles, ver fotos, en definitiva, querían que compartiéramos ese momento con ellas. De verdad que lo de las abuelas no tiene nombre.

8 comentarios:

Sra. Castafiore dijo...

He confundido la tarta con un traje de flamenca jajaja, ya me extrañaba a mi. Me ha encantado tu guión de la miniserie. :D

farala dijo...

jajajaaaaaaaa ¡pero si se te ve feliz abrazzando a la novia de la tarta!! (y la tarta no te parece cursi) jajajaaaaaaaaa

si que tienes razón, lo de las abuelas, lo más tierno.

güertana dijo...

jajajajaja castafiore, si si la flamenca fue una invitada mas a la que también me tocó saludar.

farala, cursi, la tarta? noooooooooo. es que el apartado regalos me lo he comido pero nos cayó cada cosa.

Nefer dijo...

Mujer, en esos momentos, imagino que existe la cursilería sino el sentimiento! Bonita foto

Nefer dijo...

Mujer, en esos momentos, imagino que existe la cursilería sino el sentimiento! Bonita foto

Lenteja dijo...

Pues la tarta es el no-va-más... oye, las abuelillas de tu zona de Guadalajara son mucho más liberales que por la mía eh? qué suerte. A mí me miran de arriba abajo y sólo dicen: "¿ Tú de quién eres?"

güertana dijo...

nefer, de verdad que no le encuentro la parte sentimental a bailar un vals con todo el mundo mirándote, de verdad que no.

lenteja, eso es que no te pasa como a mi que soy un calco de mi padre y no tienen que preguntar de quien soy, bueno eso era antes, ahora soy la mujer de la que tiene el parato de medir el azucar jajajajaja

guada dijo...

jajaja pues feliz se te ve.....
me ha encantado
besos